Repetición de Mantras

Mantra es una palabra en sánscrito que puede ser una sílaba, o una oración completa, que tiene un significado muy profundo. Existen muchos mantras visuales y auditivos y muchos que son utilizados como una herramienta de marketing por numerosas empresas para generar una reacción en nosotros como consumidores. Un Mantra es un “encantamiento” ó una “palabra o frase sagrada” por medio del cual podemos acceder a un estado de conciencia más profundo.

Los mantras más utlizados por Sri Chinmoy son; “Supreme” ó “Supremo” “Aum” y “Shanti”. Cada uno de ellos tiene un significado especial profundo y su simple repetición puede llevarnos a la iluminación. Hay muchos mantras que se enfocan en cualidades específicas, y en esta sección tienes una gran cantidad de ejercicios para repetir y cantar mantras que ayuden a que entres a un estado meditativo de una forma mcuho más fácil. Muchos de los mantas que repetiremos en esta sección están enraizados en la conciencia de la tierra, ya que han sido repetidos por miles de buscadores a tráves de los siglos y simplemente al sintonizar con la frecuencia de estos, a través de la repetición podemos profundizar en nuestros interior, aquí están los ejercicios con mantras:

Repitiendo cualidades divinas.  Por favor repite internamente la palabra “amor, amor, amor” con toda tu alma.  Mientras pronuncias “amor” con toda el  alma, por favor trata de sentir que esta palabra está resonando en la parte más profunda de tu corazón: “amor, amor, amor”.

Si te interesa más el concepto de paz, paz divina, entonces por favor canta internamente la palabra “paz”, o repítela para ti mismo.  Trata de escuchar el sonido, el sonido cósmico que encarna esta palabra.  La palabra “paz” será el sonido-semilla resonando en las profundidades de tu corazón.  Si deseas luz, entonces por favor repite la palabra “luz, luz, luz”.  Mientras pronuncias la palabra, cántala o repítela devotamente; por favor siente que te has convertido en esa palabra o en esa cualidad divina.  Siente que tu propia existencia, desde la planta de tu pie hasta la coronilla de tu cabeza se ha convertido en amor, o en la cualidad que estás repitiendo.  Todos tus nervios, tu cuerpo sutil, tu cuerpo físico, todo, todo está inundado de amor.  La cualidad tiene ese poder mágico.  Amor, paz, luz, deleite: tú escoges la cualidad divina en la que deseas encarnar, convertirte y devenir en.

 

Repite “Aum” o “Supremo”.  Si no puedes entrar a tu más profunda meditación porque tu mente está inquieta, esta es una oportunidad para utilizar un mantra.  Puedes repetir “Supremo” o “Aum” o “Dios” por unos pocos minutos.

 

En voz alta o calladamente.  Hay muchas maneras de cantar  “Aum”.  Si lo cantas en voz alta, sentirás la Omnipotencia del Supremo.  Cuando lo cantas suavemente, sentirás el Deleite del Supremo.  Cuando lo cantas silenciosamente, sentirás la Paz del Supremo.  Cuando cantamos “Aum” con el tremendo poder del alma, lo que hacemos realmente es entrar en la vibración cósmica donde la creación está en perfecta armonía;  donde la Danza Cósmica está siendo bailada por el Absoluto.

Por favor practícalo en voz alta, no silenciosamente.  Permite que el sonido del mantra vibre incluso en tus oídos físicos e inunde todo tu cuerpo.  Esto convencerá a tu mente externa y te dará una inmensa sensación de gozo y logro.  Cuando cantas en voz alta, la letra “m” debe durar por lo menos tres veces más que el sonido “Au”.

 

Energía-Vida entrando por el chakra de la coronilla.  Cuando cantas “Aum”, por favor siente que la energía-vida, la energía divina, está entrando en y a través de tu centro en la coronilla.  El aire que inhalas  por medio de la nariz es muy limitado; pero si imaginas que hay un hoyo grande en la punta de tu cabeza y que la energía-vida, la energía cósmica, está entrando a tu cuerpo a través de este orificio, de forma natural podrás acelerar tu purificación e incrementar tu aspiración y hambre por Dios, la verdad, la luz y  la bendición.

 

Cuando mi conciencia

Está en el tope de mi cabeza

E incluso va más allá,

Yo sé que finalmente estoy alcanzando

Mi altura más elevada.

 

Inicia con 500 veces.  Si deseas lograr una completa purificación de tu naturaleza, entonces japa (la repetición de un mantra) puede ser lo más efectivo.  Pero tienes que hacerlo de una manera sistemática, paso por paso.  Hoy repites “Aum” o “Supremo” o cualquier otro mantra que tu maestro de haya dado, 500 veces.  Después, mañana lo repetirás 600 veces, pasado mañana, 700 veces y así sucesivamente hasta que alcances 1,200 veces en el término de una semana.  Luego empieza a descender cada día hasta que alcances 500 veces otra vez.  De esta manera puedes escalar el árbol y descenderlo de nuevo.

Por favor continúa con este ejercicio semana a semana, durante un mes.  Ya sea que desees cambiar tu nombre o no, el mundo te dará un nuevo nombre: “Pureza”.  Algunos de mis estudiantes han hecho este ejercicio y han logrado, debo decir, considerable purificación de su naturaleza y de sus problemas emocionales.

 

Japa  en pequeños segmentos: Si es difícil para ti hacer este ejercicio “de un tirón”, puedes dividirlo en partes. Puedes hacerlo  diez veces, y cada vez repites el mantra cincuenta veces únicamente. Sabes que durante el día necesitas tomar diez vasos con agua. Pero si te tomas los diez vasos de una vez,  puede dolerte el estómago; así que no tomarás todos de una sola vez. Si tomas en cambio un vaso ahora, luego  en un intervalo de una o dos horas, otro vaso, te será muy fácil llegar a tomar diez vasos con agua al día.

De igual forma, en lugar de cantar “Aum” quinientas veces de una vez, puedes temprano en la mañana, repetirlo cincuenta veces. Después de una hora, trata de repetirlo otras cincuenta veces. Así que si cada hora repites cincuenta veces “Aum”, cada vez que lo haces no te tomará más de un minuto o dos. Ya que fácilmente puedes disponer de un minuto o dos cada hora, puedes lograrlo fácilmente.

Si tienes un mantra o encantación tuyos propios, puedes fácilmente hacerlo cincuenta veces cada hora. No te tomará más de dos o tres minutos, y todos tenemos dos o tres minutos para dedicarle a Dios. No se trata de cuántas horas a la vez puedes hacerlo; eso no es importante, lo importante es hacerlo con toda tu alma.

 

Lo más rápido posible: Si recibes un ataque en el plano vital emocional, y  pensamientos erróneos  o  vibraciones inapropiadas están entrando en ti, puedes repetir “Aum” o el Nombre del Supremo. En este caso, trata de hacerlo lo más rápido posible. Cuando estás tratando de limpiar de impurezas tu mente, deberías cantar como si estuvieras corriendo para alcanzar a un tren en movimiento. Durante el japa regular, sin embargo, solo di el mantra de manera normal pero lleno de alma, sin prolongarlo demasiado; de otra forma, no tendrás el tiempo para cantar las quinientas o seiscientas veces que son necesarias.